Lunes, 13 de Noviembre de 2017 16:58

DESPOJO DE FUENTES DE AGUA, DEMANDAS, ACCIONES DE APOYO Y RESISTENCIA

Rancho grande es una comunidad que se encuentra en el Municipio de El Choro ubicado al noreste del Departamento de Oruro. En el Municipio de El Choro propiamente no existe actividad minera como tal, sin embargo reciben por la subcuenca Huanuni las descargas contaminantes de diversas operaciones mineras desde cooperativas hasta empresas que han vuelto insostenible la vida en este lugar a falta y desaparición de las fuentes de agua.

Su topografía, en general, es plana, con depresiones a través del curso del río Desaguadero. La empresa estatal Huanuni – Corporación Minera de Bolivia, siendo la mayor responsable de contaminación de agua y suelos por residuos mineros y desechos de ingenio en este caso, realiza la explotación industrial de estaño desde el año 2006 a cargo de COMIBOL. Lo más grave en este caso es que hasta el día de hoy, esta operación no ha construido un dique de colas para el tratamiento de los residuos tóxicos; esto ha provocado que la subcuenca Huanuni reciba de forma directa todos los desechos y estos vayan a los ríos circundantes que son de consumo de la población y de los animales.

En El Choro, la actividad económica principal es la ganadería ovina, seguida de la cría de vacunos y porcinos; la producción es destinada al mercado y al consumo doméstico. Asimismo, se generan importantes ingresos a partir de la leche y la elaboración de quesos, además de la producción de lana y pieles de cordero. El río Huanuni también es parte de uno de sus ríos y entre sus otras fuentes de agua anteriores estaban los pozos subterráneos, actualmente con agua “cristalizada de los ríos” se forman cotañas artificiales en las casas de las familias para la bebida del ganado.

En la actualidad, la población del Municipio de El Choro no posee agua ni siquiera para consumo humano y menos aún para el sustento de sus actividades económicas. El agua de los pozos subterráneos  han desparecido por efecto de filtración en ausencia de un dique de colas y el agua de los ríos ahora están totalmente contaminados. El agua de la lluvia sigue siendo la única fuente de agua para la sobrevivencia. La población debe verse obligada a “cosechar” agua de la lluvia que cae de sus techos de calamina (los que tienen este tipo de techo) y de las canaletas y almacenar esta agua en fuentes para luego utilizarla. Los que tienen posibilidades de adquirir un tanque, acumulan en estos el agua de la lluvia.
Sin embargo, la situación es complicada porque en las comunidades que están alejadas del pueblo, los techos siguen siendo de paja seca y por lo tanto no pueden reunir el agua de la lluvia y sólo pueden usar los baldes, bidones y demás instrumentos para acumular agua de la lluvia que no alcanza para satisfacer las necesidades de las familias y en última instancia se ven obligadas a recibir agua del río contaminado:

“Sus casas son de barro, no se puede llevar ni material, ellos son los que sufre más, porque se llevan agua desde la ciudad pero cuando no hay caso de llevarse, tienen que consumir no más del río, a pesar que lo hacen hervir sale como con tierra, espeso, como api”.

(Eugenia Quispe – El Choro)

La escasez de agua ha generado en la población de todo el Municipio, una serie de demandas a sus autoridades y el estado de falta de agua es tan alarmante que, en octubre de este año el Alcalde del Municipio se comprometió a llevar cisternas de agua periódicamente a las comunidades. Pero todavía los habitantes de Rancho Grande (comunidad del Municipio) siguen esperando el cumplimiento de dichas promesas. Hasta ahora, se han sido forzado vivir en estas condiciones de vida en las cuales cualquier tipo de agua (incluso la contaminada) les sirven para sobrevivir. 


A raíz de ello mujeres y lideresas de esta comunidad y de otras del Municipio, organizadas en la Red Nacional de Mujeres en Defensa de la Madre Tierra (RENAMAT); están demandando atención a sus demandas ambientales y denunciando la violencia medioambiental provocada por la minería. Como parte de este trabajo organizativo, el día sábado 28 de octubre, la RENAMAT con apoyo del Colectivo CASA, ha realizado una entrega de cisternas de agua limpia en la comunidad de Rancho Grande como recordatorio simbólico a las autoridades que se han comprometido a hacer llegar el agua.
La necesidad alta de agua se ha reflejado en el agradecimiento emotivo de los pobladores de la comunidad. Ese día se juntaron todos los recipientes para recibir el agua limpia,  este día mujeres, hombres y niños, corrían con baldes, bañadores en cada esquina de la placita de la comunidad. La demanda de esta comunidad se basa en la necesidad de agua para su consumo y la importancia del agua para la vida.

Suscripción al Boletín

Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas novedades del Colectivo CASA
Nombre:
Email:

Publicaciones para Descargar

Videos del Colectivo CASA

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.